En el polo hay más q polo.

La otra cara del Abierto de Palermo parte 2